Bien dice el dicho: “más abrigado que hijo único”. Pero si eres mamá sabes muy bien que esto aplica a todos los bebés, pues el peor enemigo de la salud de tu guagua en este invierno son las bajas temperaturas.

El cuerpo de los más pequeñitos tiene dificultades para mantener la temperatura corporal, y es por eso que necesita toda la ayuda que podamos proporcionarle. Eso no significa taparlos todo el tiempo hasta la nariz o nunca salir a la calle con ellos. Sigue estos sencillos consejos para asegurar a tu guagua un invierno tibio y cómodo a la vez.

 

  1. Mantén la temperatura corporal: Mucha ropa, o prendas demasiado abrigadas solo lograrán que tu bebé transpire. Y si el ambiente no está temperado, esa transpiración se enfriará y dejará a tu bebé expuesto a las bajas temperaturas, causando el efecto contrario al que buscábamos. Asegúrate de vestirlo con un enterito que cubra sus manos y pies, para que no pierda temperatura por las extremidades, y de envolverlo bien en una manta si es que lo sacas al exterior.   Una buena forma de saber si la temperatura de tu bebé es la correcta es tocar sus pies y su barriga: los pies deben estar levemente fríos y la pancita, bien tibia. 
  2. Ropa en capas: Funciona para los adultos, y funciona para los bebés. No es necesaria ropa tan gruesa si en el interior está cálido, pero si vas a salir a la calle no puedes olvidar una parka abrigada, guantes y un gorrito. Se recomienda que veas cómo tú te sientes cómoda vestida, vistas parecido al bebé y luego agregues una capa más de ropa. 
  3. Evita los abrigos en interiores: Por mucho frío que haga afuera, no se recomienda que los niños usen abrigos o parkas en interiores, ya que se corre el riesgo de que su cuerpo tome demasiada temperatura. Apenas entres a un lugar resguardado, quitale la parka. Por supuesto, evita las  corrientes de aire o los ambientes con poca calefacción.
  4. Envuelto como un burrito: Si nuestros antepasados llevan miles de años haciéndolo, es porque sirve. La mejor manera de mantener a un bebé bien temperado es enrollándolo en una manta y asegurando los extremos para que no quede suelta. Es infalible, y especialmente útil a la hora de dormir.
  5. Cuidado con la calefacción: Si utilizas calefactores portátiles de cualquier tipo (a gas, parafina, eléctrico), nunca dejes al bebé solo mientras estén encendidos, especialmente si el bebé está aprendiendo a gatear o caminar. Es una buena idea precalentar bien una habitación antes de llevar al bebé, y apagar la calefacción cuando salgas. Así evitas cualquier tipo de accidentes. 

 

Equípate con los mejores accesorios y vestuario para tu bebé entrando a Jumbo.cl.