Después del año de vida, la ganancia de peso en los niños es de alrededor de 3 kilos por año, siendo este aumento solo un 20%-30% de lo que subieron durante el primer año, motivo por el cual es normal que presente inapetencia.

A esta edad, los niños por lo regular necesitan 4 comidas al día:

  • Leche x dos veces (250 ml al desayuno y a la once)
  • Almuerzo y cena que incluyan siempre frutas y verduras.

Algunas recomendaciones que siempre servirán para que los niños coman mejor:

ESPACIO POSITIVO: Haz de la comida un momento agradable y un espacio especial para compartir en familia. Anímalo a comer los distintos alimentos, con frases positivas “Hoy preparé guiso de zapallito italiano, ¡que rico!”. “¿Quieres probar esto que a la mamá le encanta?”

NUEVOS ALIMENTOS: Incorpora lentamente los alimentos nuevos a su alimentación habitual, siendo la recomendación esperar dos o tres días y en pequeñas cantidades, así podrás visualizar si es alérgico a alguno, y también le darás tiempo para que se acostumbre a los nuevos sabores. Una buena forma de hacerlo, es introducir unas cucharaditas de la nueva comida a una que ya le guste.

REFUERZOS POSITIVOS: Cuando te cueste que coma, refuérzalo con frases agradables, pues al verte feliz, lo repetirá. También intenta con premios a su esfuerzo (que no involucren comida), como leerle un cuento cuando termine de comer.

OTROS: Trata de evitar que tu hijo coma entre comidas.

¡Cuéntanos qué técnicas utilizas tú para incorporar nuevas comidas a los menús de tus niños!