Originario del sur de Asia, el jengibre es una planta, de la cual sólo utilizamos su raíz, ya sea fresca, seca, entera o molida.

El jengibre ha sido utilizado como un alimento y medicina durante milenios. De acuerdo a la medicina china, el jengibre sería efectivo para el tratamiento de náuseas, diarrea, dolores de estómago, reducción de la infamación, así como una variedad de enfermedades respiratorias, incluyendo tos y las primeras etapas del resfriado

Hoy en día, el jengibre es oficial en las farmacopeas nacionales (libros oficiales de sustancias medicinales de uso más común) de Austria, China, Egipto, Alemania, Gran Bretaña, Japón y Suiza.

Sus diversos usos son:

  • Indicado para el dolor central superior del abdomen (epigástrico) con sensación de frío, vómitos y diarrea acompañada de extremidades frías y pulso débil, dificultad respiratoria y tos. (Farmacopea China)
  • Utilizado como componente de medicamentos para evitar náuseas y vómitos. (Farmacopea de Alemania)
  • Utilizado por separado y como componente principal del aparato digestivo, náuseas, y de resfriados y gripe. (Farmacopea Estados Unidos)

La forma tradicional para preparar el jengibre es en decocciones (cocimiento) e infusiones, donde se recomienda consumir tres veces al día. 

¿Sueles utilizar este ingrediente en tus preparaciones? ¡Cuéntanos cómo prefieres consumirlo (en galletas, limonadas, etc)!