Durante estas vacaciones de invierno, mantengamos la alimentación saludable de nuestros hijos, e incluyamos distintos nutrientes protectores a su alimentación.

Si bien nuestros hijos estarán de vacaciones en los próximos días, y queremos que descanses, recomendamos no variar de forma importante sus hábitos y alimentación.

Tengamos presente:

  • Mantener y respetar los horarios habituales de alimentación. Importante que las distintas comidas sean libres de juguetes, televisión y computador. Así también que las comidas se realicen en ambientes relajados, lo que permite una mejor digestión y menor estrés.
  • Incorporar las legumbres. El invierno es una buena instancia para fomentar el consumo de legumbres, ya sea en guisos o ensaladas tibias, al menos dos veces a la semana
  • Fomentar un adecuado consumo de verduras. Incorporando a la alimentación como primer plato, las sopas naturales de diversas verduras, como zapallo, zanahoria, tomate, acelga, espinaca, entre otras. Así también podemos incorporar budines, tortillas, guisos, entre otros
  • Fomentar el consumo de frutas. Variando el postre con distintas frutas de la temporada, ya sean frescas, cocidas o asadas, servidas solas o mezcladas con yogurt o algún tipo de cereal alto en fibra.
  • Reducir el consumo de hidratos de carbono simples. Prefiera el agua o jugos libres de azúcar para hidratar, evitando los jugos y bebidas azucaradas.
  • Disminuir el consumo de grasas saturadas. Incluyendo de forma aislada los embutidos y alimentos altos en grasas saturadas, como tocino.
  • Sea creativo en la presentación de los platos y en la planificación del menú. Presente los platos de manera atractiva, combinando los colores de los alimentos. También haga partícipe a los niños de la planificación de los distintas comidas durante estas vacaciones, incluyendo sus comidas favoritas e incorporando nuevas preparaciones saludables.
  • Tiempo de ocio. Son indispensables para el desarrollo de la creatividad e imaginación de los niños. Incorpore también actividades distintas como deporte, cine y todas aquellas actividades atractivas y de interés para cada niño.

Entre los nutrientes y alimentos claves, que protegerán de enfermedades durante este invierno, encontramos:

  • Vitamina C: Entre sus funciones destaca la prevención de las infecciones y resfríos. La encontramos en frutas y verduras, como kiwi, naranja, limón, melón, brócoli, pimentón y repollo.
  • Zinc: Fortalece el sistema inmune, reduciendo el riesgo de resfríos. Lo encontramos en carnes, lácteos, legumbres y nueces.
  • Ácidos grasos omega 3: Tienen propiedades antiinflamatorias, y ayudan a prevenir y curar infecciones. Lo encontramos en pescados como atún, salmón y sardina.
  • Alimentos ricos en azufre: Disminuyen la intensidad de los resfriados, y ayudan a expulsar las flemas. Algunos de los alimentos son el ajo y cebolla.
  • Probióticos: Contribuyen a mantener el equilibrio de la flora intestinal (fortaleciendo la primera barrera de defensa que nos protege de infecciones) y pueden contribuir a estimular el sistema inmune. Los encontramos en yogurt y otros productos fortificados con probióticos.

En estas fechas nuestros hijos quieren pasarlo bien y descansar pero no podemos dejar su buena alimentación de lado. Cuéntanos qué haces tú para fomentar la alimentación saludable durante estas fechas.