¿Sabías que un desayuno equilibrado es determinante en el rendimiento académico?

El aporte energético del desayuno es de gran importancia, ya que facilitará alcanzar un adecuado rendimiento tanto físico como intelectual, además de estar relacionado a una mejora global del estado nutricional y del bienestar del niño. Por otra parte, está comprobado que aquellos que desayunan adecuadamente tienen menor riesgo de padecer obesidad.

¿Qué debe incluir un desayuno equilibrado?

  1. Una porción de lácteo descremado (leche, yogurt, queso fresco)
  2. Una porción de cereal (½ marraqueta, 2 rebanadas pan de molde, ½ taza de avena, ½ o ¾ taza de cereal según aporte de cada uno)
  3. Una porción de fruta o jugo natural.
  4. También podemos utilizar cantidades moderadas de mermelada, miel, jamón, entre otros.

En el desayuno se deben ingerir alrededor del 20% de las necesidades diarias de energía.

Ejemplo:

Total calorías: 325 Kcal*

* 19% de las necesidades energéticas de un niño de 5 años

¡Desayuna de forma equilibrada y variada todos los días, y con tiempo suficiente para disfrutarlo!