La visita al supermercado es un momento clave donde elegimos los alimentos que consumiremos. Por esta razón esta es la instancia donde debemos organizarnos y realizar de la mejor forma la elección de nuestros alimentos, para así lograr una mejor alimentación para toda nuestra familia.

Comprar de forma saludable a veces se torna difícil, ya que son varios los criterios que nos llevan a la elección o preferencia de alimentos inadecuados, principalmente ricos en grasas saturadas y azúcares simples, y bajos en fibra, como por ejemplo cuando contamos con poco tiempo para realizar las compras, o cuando compramos al tener el estómago vacío.

¿Cómo podemos realizar una compra inteligente y saludable?

  • Trate de comprar con tiempo, descansado y sin hambre, así podrá comparar mejor los precios, la calidad de los productos y elegir la mejor opción.
  • Planifique el menú de la semana con anticipación, y haga una lista de lo que le falta en la despensa para que sepa lo que debe comprar.
  • Lea el etiquetado nutricional de los productos, para que compare y opte por los más saludables.
  • Verifique la fecha de consumo recomendado o vencimiento de los alimentos.
  • Compruebe que el envase del producto está en perfectas condiciones. Debemos descartar los abollados, abombados o deteriorados.
  • La compra debe comenzar con los alimentos no perecibles (fideos, conservas, legumbres) seguir con los frescos (frutas, verduras, lácteos, carnes) y terminar con los congelados, pues así podremos conservar la cadena de frío y prevenir el crecimiento anormal de microorganismos en estos alimentos.

Consejos para la compra de:

  • Pan, Cereales y Pastas: Prefiera aquellos productos altos en fibra, libres de azúcar y bajos en sodio.
  • Lácteos: Prefiera aquellos bajos en grasas y libres de azúcar.
  • Carnes: Prefiera los cortes de carne magra, como posta negra o rosada, filete, lomo liso, abastero o cortes de cerdo bajos en grasa.

El listado de ingredientes corresponde a la declaración de todos los ingredientes y aditivos contenidos en el producto, que estarán ordenados de mayor a menor, según la cantidad presente en el producto. Es decir, los ingredientes que aparecen primeros en la lista, son aquellos que se encuentran en mayor cantidad en el producto.Revisar el listado de ingredientes, y preferir aquellos productos que incluyan azúcar (sacarosa) y sal (sodio) dentro de los últimos ingredientes del listado.