Para muchas familias no hay cena navideña sin un delicioso y gordo pavo. Sin embargo, es una carne difícil de cocinar, especialmente cuando lo preparamos completo. ¿Cómo obtener una corteza dorada y crocante? ¿Cómo evitar que la carne se seque? ¡No te preocupes! Tenemos los mejores consejos para que tu cena navideña tenga el mejor protagonista posible.

Tip n°1: Descongela completamente el pavo antes de cocinar

Si tomas el riesgo de cocinar un pavo completo, lo más probable es que comiences con el pavo congelado. Dejalo descongelando en el refrigerador por al menos 36 horas antes de comenzar a cocinarlo, o ponlo en agua fría (con el plástico en el que viene envuelto) cambiando el agua cada media hora. Calcula una hora de descongelado por cada kilo de pavo.

Tip n°2: Sella tu pavo con sal

 

Tip n°3: Usa un termómetro para carne

 

Cuando cocinas un ave completa es muy difícil saber cuándo está lista para sacar del horno, y puede pasar rápidamente de una jugosa delicia a un desastre seco. Para evitar eso, un termómetro de carne es ideal. Para saber cuándo ya está lista la carne, el termómetro debería marcar 180° dentro de la pechuga, pegado al hueso.

 

Tip n°4: Déjalo reposar

El tiempo de reposo ayuda a que los jugos del pavo se asienten y todo el trabajo valga la pena. Además, la carne se afirmará, y eso hará que cortarlo sea mucho más sencillo.

¡Así que ya sabes! No tienes excusa para un pavo perfectamente dorado y jugoso en esta Nochebuena. Puede parecer complicado, pero solo requiere un poco de planificación y dedicación.

Puedes encontrar la receta para el pavo perfecto aquí.