Estar embarazada es una etapa preciosa, donde día a día cuidamos a ese pequeño ser que crece en nuestro interior, pero no debemos olvidar que la alimentación saludable de la madre debe empezar desde antes de quedar embarazada. Por eso, si ya lo estás o tienes  planes de esperar a tu bebé, te invito a conocer estos importantes nutrientes y probar estas recetas para embarazadas.

Hierro hay en vegetales y legumbres, nada complicado.

hierro-verduras

 

El hierro participa en el transporte de oxígeno a todo el cuerpo materno y fetal, por lo que es importante incluir alimentos altos en hierro como espinaca, acelga, lentejas y semillas de sésamo. Para integrarlo a tus comidas, aquí te dejo  una deliciosa receta que no puedes dejar de hacer: pascualina de espinacas ¡otro nivel!

Importante: a pesar de que consumamos hierro diariamente, en el segundo trimestre de nuestro embarazo nuestro ginecólogo nos guiará si necesitamos suplemento de hierro, siempre guíate por lo que te recomiende tu médico.

Una sorpresa: la harina de trigo posee ácido fólico.

harina-de-trigo

El déficit de ácido fólico puede provocar malformaciones del tubo neural del feto por lo que se debe suplementar desde antes de quedar embarazada. Además, en Chile, la harina de trigo es fortificada con ácido fólico, por lo que este tipo de harina es especial para esta etapa. Aquí te dejo una súper receta de brownies con cacao amargo para que disfrutes a la hora del té.

Los lácteos son fundamentales para proteger tus huesos y los del bebé.

lacteos

Durante el embarazo, en promedio, debemos consumir 3 porciones de lácteos al día. Es necesario para que el bebé pueda desarrollar huesos y dientes fuertes. Además, para la embarazada es fundamental, ya que consumiéndolos, no ocupa sus reservas de calcio en esta etapa, y protege sus huesos a futuro. Aquí te dejo una refrescante receta: un  smoothie de frutilla, ideal para los días primaverales que se nos acercan.

Ojo, recuerda que el calcio, además de encontrarlo en los lácteos, lo podemos hacer en el repollo, acelga y soya.

Siempre ellas tan ricas en fibra, ayudándonos con el metabolismo: las legumbres.

legumbres

Un problema común en las embarazadas, sobre todo a medida que van avanzando en la edad gestacional, es el tránsito lento. Para mejorar esto es importante, además, de un adecuado consumo de agua y actividad física, el consumo de fibra debe aumentarse. Consume legumbres como mínimo de 2 veces a la semana.

¿No te gustan las legumbres o no sabes cómo preparadas? Esta receta  te sorprenderá: lentejas crudas hechas hamburguesas, sí, tal cual lo lees.

Recuerda, en esta etapa ¡no debes comer por dos! Sólo debes adaptar tus necesidades a lo que te indique tu médico tratante, y lo más importante, es que con estas ricas recetas no dejarás de disfrutar. Únete a la  #RevoluciónComeSano ¡Luego nos leemos!

 

Rocío Suárez.

Nutricionista.

@nutricionista.rociosuarez

Sitio web