Una de las mejores formas de aprovechar tus alimentos y conservar sus propiedades es congelarlos. Al alcanzar temperaturas bajo cero, los alimentos detienen su deterioro y se conservan en excelente estado. Pero no es simplemente poner todo en una bolsa y llevar al congelador, pues comenzar con este hábito requiere cierta planificación. Pero no te preocupes, ¡aquí te enseñamos cómo hacerlo!

 

 

  • No necesitas nada sofisticado

 

Bolsas plásticas aptas para el congelador y envases plásticos o de vidrio son todo lo que necesitas, no importa la marca. También es una excelente oportunidad para reutilizar frascos y envases de plástico y así reducir la basura que produces. También recomendamos tener a mano un marcador permanente para etiquetar tus productos, así como también una bandeja plástica o metálica que quepa dentro de tu congelador.

  • Congelando frutas y verduras

La mayoría de las frutas congelan de manera excepcional, manteniendo su textura y sabor si se congelan enteras, como los berries y los granos de choclo, o en trozos, como la piña, el mango y el plátano. ¿Sabías que incluso puedes congelar manzanas? Las papas no se congelan bien, pues pierden textura, al igual que el zapallo italiano que, al estar compuesto por más de un 90% de agua, al descongelarse pierde por completo su firmeza. Lo mismo con la berenjena y el pepino de ensalada.

  • Blanqueado

La mayoría de las verduras debieran ser blanqueadas antes de ser congeladas. Eso significa pasarlas por agua hirviendo por un par de minutos, cortando luego la cocción bajo un chorro de agua bien fría. Esto ayuda a mantener la textura, el color y los nutrientes en los vegetales, eliminando al mismo tiempo cualquier contaminante que puedan tener en la superficie.

  • Congela en una sola capa

Conocido como sistema IQF (Individually Quick Frozen), este método asegura que los alimentos no se peguen al ser congelados, y así puedan ser porcionados mucho más fácilmente sin descongelar. Para lograrlo, debes poner los alimentos en una sola capa sobre una bandeja con papel mantequilla, y llevar al congelador. Cuando ya estén completamente congelados de manera individual, trasladar a un recipiente o una bolsa.

  • Etiqueta

Es importante etiquetar cada recipiente del congelador: primero para conocer el contenido de cada uno, y segundo, para asegurarte de no consumir productos muy viejos. Así puedes además ir despejando y haciendo espacio para nuevas tandas. Los especialistas recomiendan consumir las frutas antes de un año de  congeladas, las verduras antes de los 18 meses, y las carnes, antes de tres meses

Congelar alimentos es un método que te permitirá siempre tener a la mano los ingredientes que necesitas para tus recetas, y además evitará que desperdicies comida porque se estropeó. ¡Te invitamos a adoptar este hábito!

¡Encuentra lo mejor en refrigeración entrando a Jumbo.cl!