Los bagels (pronunciado en español como “beigls”), es un tipo de pan de origen judío, en base a harina de trigo y con un agujero en el centro. Generalmente saborizado con semillas, ajo, cebolla, sésamo, amapola y comino. Incluso viene en versión dulce, con nutritivos frutos secos.

Lo que tienen de especial es que, debido a su preparación (primero se cuecen en agua y luego se hornean), así se logra una textura delicada y suave.

Los bagels son bien versátiles: se pueden consumir en el desayuno, como una colación de media mañana, a la hora del té, como parte de un brunch, coffee break, en el almuerzo o en  la cena.

Se consumen mucho en grandes ciudades como Nueva York y Montreal ¿Los preferidos? Los rellenos clásicos con queso crema y alguna hierba, como ciboulette, y el típico salmón ahumado. También es muy popular el que tiene manteca de maní. En realidad puedes combinarlo con los ingredientes que más te gusten, ya que el bagel realza los sabores.

bagels

Un clásico del brunch en Nueva York es el bagel de semillas de sésamo relleno con queso crema, tocino y huevo revuelto, acompañado de un buen café.

En Montreal (donde las variedades son más dulces) se suelen consumir con miel, ingrediente que también se le puede añadir a la masa o al agua que se usa para la cocción previa al horneado.

El brunch es un clásico neoyorquino que está comenzando a llegar a nuestro país. Para preparar el tuyo, compra unos deliciosos bagels, úntalos con queso crema y acompáñalos con huevos, palta, tomate, queso gouda, o  frutas. No puede faltar el café o un y un refrescante jugo de naranja natural.

¡Anímate a probarlos y a combinarlos con los ingredientes que más te gusten! Y recuerda que haciendo click en el post puedes adquirir todos los productos 🍴☕️👌