Si bien septiembre es un mes dedicado en general a las carnes, pasadas las celebraciones del 18 es importante empezar a conocer las mejores formas de entregarle a nuestro organismo otro tipo de alimentos que necesita para su correcto funcionamiento y para entrar o volver al carril de lo balanceado.

Preparar una ensalada gigante es una oportunidad de agregar texturas y atreverse a probar más sabores que los tradicionales. Siempre son preparaciones simples que pueden tener una vuelta gourmet. Acá te contamos cómo.

Ten a mano siempre verduras frescas. Principalmente hojas verdes que sean la base de tu ensalada. No sólo de lechuga se alimenta el ser humano. Considera espinacas, rúcula, acelgas y toques de perejil, albahaca o cilantro. Esto debe ser al menos el 25% de tu preparación.

El siguiente paso es elegir otro tipo de ingredientes que aporten color: zanahorias, betarragas, choclo, tomatitos cherry, champiñones, repollo morado, cebolla, berenjenas e incluso palta o huevos duros… Selecciona al menos 5 en cantidad a gusto.

Todo cabe dentro de una fuente de ensaladas. Pollo, distintos tipos de quesos, frutos secos y crujientes, crutones, carne picada e incluso puedes ir a mirar a tu refrigerador qué quedó de la comida de ayer.

Un plus para esta temporada y que está en tendencia a nivel internacional, es incluir frutas dulces en las preparaciones: manzanas, guindas, uvas, mango o incluso berries, que son más ácidos. Todo depende del gusto de los comensales, ¡no hay que tenerle miedo a otro tipo de sabores! Porque además, preparar una ensalada gigante, con tantos ingredientes, es también una oportunidad para experimentar con aderezos hechos en casa, con yogurt y aliños, por ejemplo.

Acá te dejamos una receta, de 10 minutos, para que le des una oportunidad y quieras compartir con nosotros tus propias creaciones.

 

Ensalada Gigante de manzana, nuez y arándanosCREME DE LA CRUMB

 

Ingredientes para la ensalada:

 

 

Ingredientes para el aderezo:

 

 

Preparación:

 

  1. Corta las manzanas en cubos o pluma y mézclala con las hojas verdes, las nueces, el queso y los arándanos en un bowl grande.
  2. Mezcla todos los ingredientes del aderezo y aplica sobre la ensalada justo antes de servir. Esto es importante para que los ingredientes conserven su consistencia y frescura. ¡Que disfrutes!

 

¡Ahora cuéntanos qué ingredientes incluirías en tu propia ensalada gigante!