Cuando el calor ataca, solo podemos pensar en refrescarnos con una bebida helada. Pero las gaseosas y jugos muchas veces tienen azúcar añadida o son muy procesados, por lo que un té helado es una excelente forma de hidratarte sin aburrirte del agua y jugando con una gran gama de sabores.

 

Aquí te dejamos cuatro recetas de té helado que te encantarán. Puedes beberlos tal cual sin endulzar y disfrutar sus sabores al natural, o endulzar con tu endulzante de preferencia. ¡A hidratarse!

 

Té verde antioxidante

 

El té verde está lleno de antioxidantes naturalmente, y si lo mezclas con arándanos estás básicamente disfrutando del elíxir de la eterna juventud. ¡Es excelente para ti, y exquisito! Encuentra la receta aquí.

Té helado de frambuesa

La frambuesa es una de las frutas más populares de la temporada, y si le adicionas un toque cítrico se convierte en la mejor aliada contra las altas temperaturas. Aprende a preparar este té con esta receta.

 

Té helado de durazno

Un clásico de los tés helados, que aprovecha la deliciosa dulzura de los duraznos de temporada para un resultado mega refrescante. Aprende a prepararlo aquí.

 

Té helado de manzana y cranberries

Aunque los sabores son más cálidos, con un poco de hielo esta bebida se convertirá en tu favorita del verano. ¿El secreto? ¡Ramas de canela! Encuentra aquí la receta.